Tu Plata o Tu Vida

Tu vida esta hecha de tiempo. Trabajar es vender tu tiempo. Por ende, trabajar es vender tu vida. Y la estas vendiendo por lo que sea que compres con tu salario.

Lo podes ver al revés. Cada vez que compras algo estas vendiendo una parte de tu vida. Entonces, conviene prestar atención a lo que compras.

Esta es la idea principal del libro Your Money or Your Life (Tu Dinero o Tu Vida). El libro describe 9 pasos para poder incorporar está idea en tu vida.

El paso más importante es calcular tu verdadero sueldo por hora. Que incluye el tiempo de traslado, la plata que no gastarías sino tuvieras ese trabajo (trajes, almuerzos en el trabajo, psicólogo y antidepresivos), los cursos de actualización, etcétera.

Una vez que sabes cual es tu verdadero sueldo por hora podes saber cuanto tiempo de tu vida significa cada compra. Ejemplo. Tu sueldo por hora te da $50 y un café con medialunas te sale eso. Eso significa que el café te cuesta una hora de tu vida.

Consumo consciente

Más allá de las opiniones personales de los autores, el método en sí no es anticonsumo. El planteo es de un consumo consciente. La idea es que consumas sabiendo no sólo los beneficios de lo que compras (tomar el café) sino de sus costos reales (en tiempo de tu vida).

Porque si la pregunta para comprarte una lancha es si la vas a disfrutar, no hay mucha decisión que hacer. Dámela. Ahora  pensar la lancha como 2 años de tu vida es muy distinto. Por ahí lo compras igual. Si el valor que te da algo es mayor al valor que le das al tiempo necesario para comprarlo, lo compras. Sino, no. Pero vas a ser consciente de lo que estás pagando.

Por eso digo que el libro plantea un consumo consciente. Aplicar el método de éste libro puede ayudar a cualquiera a alinear sus gastos con sus prioridades en la vida. Y parece una buena herramienta para asesores financieros para ayudar a sus clientes a ahorrar más.

Sigue leyendo

Anuncios

Ambiente vence a Voluntad (o porque Steve Jobs siempre se vestía igual)

La peor manera de cambiar nuestro comportamiento es tratando de cambiarlo. El autocontrol no es una buena idea. Es mejor controlar nuestro ambiente.

Dependemos más de nuestro ambiente de lo que nos gusta creer. Las personas y las cosas con las que vivimos nos llevan hacia lugares que tal vez no son los que queremos.

Hay un concepto en la psicología experimental que se conoce como “ego depletion” (agotamiento del ego). La idea es que nuestra voluntad es un recurso limitado. Cuantas menos decisiones tomamos, mejor. Porque vamos a tener más voluntad para las que importan.

La mejor manera de “ahorrar” nuestra voluntad es diseñar el ambiente en que vivimos. Para no tener que tomar decisiones. Que el ambiente (dormitorio, casa, oficina) nos lleve a tomar buenas decisiones.

Algunos ejemplos:

  • Steve Jobs usaba siempre la misma ropa para no tener que decidir todas las mañana que ponerse (y no es el único)
  • En vez de obligarte a apagar el televisor para no desvelarte, es mejor no tener un televisor en tu cuarto.
  • Para dejar de fumar es mejor no tener cigarrillos en tu casa.
  • A un adicto a las drogas le conviene dejar de juntarse con otros adictos si quiere parar.
  • La manera más fácil de comer saludablemente es sólo tener esa comida.

Así se puede tener la misma cantidad de voluntad para una menor cantidad de situaciones. O lo que es lo mismo, más voluntad para cada situación.

Rutinas

Otra forma de guardar voluntad son las rutinas. Una rutina (ejercicio, estudiar, meditar, usar hilo dental, despertarse temprano, etcétera) es automatizar una decisión. La decisión se transforma en un hábito. Hacer ejercicio todos los días a la misma hora se vuelve, con el tiempo, casi un reflejo. Más tiempo lo haces, más fácil se vuelve.

Ahora, las rutinas también pueden crear malos hábitos. Con el tiempo se hace cada vez más difícil parar un mal habito. Porque lo haces sin pensar. No hacerlo se vuelve difícil.

Sigue leyendo