Invertir la Pregunta

Invertí, siempre invertí – Carl Gustav Jacok Jacobi

Uno de los consejos del inversor Charlie Munger  para pensar mejor es el de invertir los problemas. Es decir, dar vuelta la pregunta.

El ejemplo que da es cambiar la pregunta “¿cómo ser feliz?” por “¿cómo no ser feliz?” (ó como ser infeliz) La respuesta que él da es tomar drogas duras, no esforzarse, ser muy egoísta, una mala pareja. Entre otras cosas. Sólo con evitar estas cosas, dice Munger, tenes una buena oportunidad de ser feliz.

Invertir te obliga a salir del punto de vista tradicional y a enfocarte en un aspecto distinto del problema. Pero la razón principal por la que creo que funciona es otra.

La razón es que te enfoca en lo negativo del problema (cómo ser infeliz). Y eso es bueno por que las personas tenemos lo que se conoce como un sesgo de negatividad (negativity bias). Básicamente, que nos acordamos más fácilmente de las experiencias malas que de las buenas (y que al tomar una decisión tenemos más en cuenta las consecuencias negativas que las positivas).

Algunos ejemplos de preguntas invertidas:

  • ¿Por qué la gente no ahorra? en vez de ¿Cómo hacer que la gente ahorre más?
  • ¿Cómo perder un partido?  en vez de ¿Cómo ganar?
  • ¿Qué impide que la gente invierta en la bolsa? en vez de ¿Cómo hacer para que más gente invierta en la bolsa?
  • ¿Por qué un turista no vendría a Rosario? en vez de ¿Cómo atraer más turistas a Rosario?
  • ¿Qué hábitos/vicios no tiene la gente saludable? en vez de ¿Cómo vivir saludablemente?
  • ¿Cómo volverse pobre? en vez de ¿Cómo volverse rico?
  • ¿Cómo tener una mala entrevista laboral? en vez de una buena.
  • ¿Cómo ser un mal profesor? en vez de preguntarse cómo ser bueno.

 

 

 

Anuncios