Aprender un Nuevo Idioma en 5 Minutos al Dia 

Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces no es un acto, sino un hábito” 
Aristóteles

El problema, Aristóteles, es que algunos hábitos son más fáciles de seguir que otros. 

Un idiota se puede lavar los dientes todos los días. Ir al gimnasio, más difícil. Pero manejable. Alcanza con ser un idiota aplicado. 

Pero hay hábitos que cuestan. Porque requieren esfuerzo mental cada vez que los hacés.

Como aprender nuevas habilidades.

Tocar la guitarra. Saque de tenis. Pintar. Resolver ecuaciones diferenciales. 

Aprender un nuevo idioma no es la excepción. Al menos hasta que inventaron Duolingo

Que es  

Duolingo es una aplicación gratuita para aprender idiomas. 

Lo mejor que tiene es que las lecciones son muy cortas. Si sólo tenes 3 minutos un día, no hay drama. Hacés una sóla. 

Cuando estás haciendo una cola o esperando a alguien podés aprender unas palabras de Alemán. 

Y Que No Es

No es una solución mágica que te va a tener hablando con Merkel en un mes. 

Es una gran forma de pasar de “cero a la izquierda” a “si me pierdo puedo preguntar (y entender) cómo volver”. 

Un viaje de mil millas comienza con un paso

Duolingo es ese primer paso.

“Bueno tenerlo” vs “Necesito tenerlo”

¿Te acordás cuando no exisitían los smartphones? ¿Ni redes sociales?

¿Cuando no había banda ancha, 4G, ó Netflix?

¿Cuándo si alguien te ofrecía “cerveza artesanal” lo mirabas mal?

¿O cuándo el aire acondicionado era una rareza?

¿Vivías enojado por no tener esas cosas?Entonces, ¿por qué te volves loco hoy cuando te faltan? ¿Por qué transformás inconvenientes en tragedias?

Hay cosas que es bueno tenerlas. Fantástico incluso (Billions por Netflix está de 10). Pero no las necesitas. No las necesitabas antes y tampoco las necesitas hoy.

 

Louis CK lo explica mejor que yo:

 

 

 

8 Documentales Increibles Para Ver en 2017

Hay 3 cosas que hacen bueno a un documental. Los protagonistas. Las  cosas que les pasan. Y la forma en la que se cuenta su historia. Estos documentales tienen las tres.

Personas fascinantes. Algunos famosos. Otros desconocidos. La mayoría buena gente. No todos. Todos hicieron, sufrieron o crearon cosas increíbles. Y todas las historias están contadas por muy buenos directores.

Algunos te muestran la realidad desde otro ángulo. Otros te muestran una realidad que no sabías que existía. Todos te hacen pensar.

sushi

Jiro Dreams of Sushi

La dedicación de un hombre por su oficio. El amor al proceso. Mejorar por mejorar. A eso le sumas sushi en alta resolución. Y tenes una obra maestra.

act-of-killing

The Act of Killing

Un genocidio actuado. Por los genocidas. Fuerte. Muy bizarra.

(en Netflix)

pump

 

Pumping Iron

Terminator cuando era fisicoculturista. El mejor del mundo. Arnold Schwarzenegger es un gran hombre (y un hombre grande). Intenso, determinado y ambicioso. Obsesivo. La primera escena es en una clase de ballet.

(en Netflix)

Senna

Parecida a la anterior. Pero sobre el piloto de F1 Ayrton Senna.

(en Netflix)

5 Hoop Dreams

Dos pibes pobres. Una salida: el básquet.

(en Netflix)

6 Going Clear: Scientology and the Prison of Belief

Tom Cruise y John Travolta son los “cientólogos” mas famosos. Una mirada sobre como ciertas creencias te roban el cerebro. Aún cuando sos inteligente, carismático o exitoso.

(en Netflix)

7 The Kingdom of Dreams and Madness

El Viaje de Chihiro es la película más conocida de Hayao Miyazaki. Un poco en la onda de Jiro Dreams of Sushi. La dedicación de un hombre por su arte.

 

shoah

8 Shoah

El Holocausto contado por los protagonistas. Víctimas. Victimarios. Meros testigos. Casi 10 horas en total (dividido en cuatro partes). Ningún documental me impacto tanto.


La lista entera:

  1. Jiro Dreams of Sushi.
  2. The Act of Killing
  3. Pumping Iron
  4. Senna
  5. Hoop Dreams
  6. Going Clear: Scientology and the Prison of Belief
  7. The Kingdom of Dreams and Madness
  8. Shoah

4 Lecciones Aprendidas de Henry Kissinger

No hay nadie en el mundo que sepa más de como funciona la política y el poder internacional que Henry Kissinger. Sus libros On China y World Order  sirven para entender el mundo un poco mejor.

 

1. La Tecnología Define Nuestra Época

El optimismo es parte de la naturaleza humana. El progreso hacia algo mejor una necesidad. Cuando ese progreso parece posible lo perseguimos por todos los medios posibles. Desde el intelecto hasta la violencia (progresando a costas de otros).

Cuando el progreso parece imposible, nos volcamos hacia el sueño de una vida mejor después de la muerte. No hoy. Hoy nuestra definicion de progreso es material y es impulsada por la tecnologia y la ciencia (para bien y para mal).

“Toda época tiene su leitmotiv, un conjunto de creencias que explican el universo, que inspiran y consuelan al individuo dándole una explicación para la multiplicidad de eventos que lo afectan. En el medioevo, fue la religión; en la Iluminación, fue la Razón; en los siglos diecinueve y veinte, el Nacionalismo con una hacia la historia como una fuerza motivante. La ciencia y la tecnología son los conceptos que gobiernan nuestra época. Han traído avances en el bienestar humano sin precedentes. Su evolución trasciende las limitaciones culturales tradicionales. Pero también han producido armas capaces de destruir a la humanidad”

2. Las Reglas las Hacen los Fuertes

En un mundo ideal las reglas económicas, militares y de cualquier tipo del sistema internacional estarían basadas en principios a los que todos acceden de manera voluntaria. En la práctica rara vez es así. Los fuertes amenazan, presionan y, a veces, hasta fuerzan violentamente a que los débiles acepten las reglas. Muchas veces argumentando que es en beneficio del débil que se lo obliga.

China sabe de primera mano que así funciona el mundo. Y  a medida que incremente su poder va a hacer uso del mismo. Resta saber si su actitud será tan expansionista como las potencias coloniales de siglos pasados. Pero lo que si es seguro es que su rol en el diseño del sistema internacional va a ir aumentando a medida que lo haga su poder económico y militar.

En World Order, Kissinger dice que los líderes chinos aceptan las “reglas del juego” del sistema internacional. Por ahora. No las comparten en su totalidad pero piensan que hoy esta en sus mejores intereses seguirlas. Pero en el futuro es inocente pensar que van a mantener esa actitud pasiva.

“Se les pide- y por prudencia aceptan- que adhieran a reglas en cuyo diseño no han tenido nada que ver. Pero esperan – y tarde o temprano actuaran de acuerdo a esta expectativa-  que el orden internacional evolucione de una manera que le permita a China tener un rol central en la creación de nuevas reglas, e incluso de revisar las ya existentes”

3. La Ingeniería Social Tiene Límites

Una de las constantes de la historia parece ser el intento de los políticos, revolucionarios y otros “grandes líderes”, por cambiar la naturaleza y costumbres de las personas. En vez de gobernar a las personas como son y las cosas que creen, pretenden transformarlos en algo que no son y darles valores que no poseen. Mao y su Revolución Cultural representan a la perfección este tipo de intentos. Pero al final del día siempre fallan.

El representante más famoso del pensamiento tradicional chino es Confucio. En On China, Kissinger cuenta lo dificil que le resulto a Mao eliminar sus ideas de la cultura China: “Después de una vida de luchar para desarraigar la sociedad China, no había poca tristeza en el reconocimiento resignado de Mao de la omnipresencia de la cultura China y el pueblo Chino. Uno de los más poderosos líderes de la historia China se topo con esta paradojica masa – a la vez obediente e independiente, sumisa y autosuficiente, imponiendo límites más por dudas en seguir ordenes incompatibles con el futuro de sus familias que por desafíos directos al poder”

Todos los intentos de Mao por eliminar el pensamiento de Confucio fueron vanos. Kissinger concluye: “En 2011, una estatua de Confucio fue colocada en la plaza de Tiananmen cerca del mausoleo de Mao – la única otra personalidad así honrada”

4. Los Buenos Líderes Son Realistas. Nunca Idealistas.

Nadie elige la mano que le toca pero sí como jugarla. Quejarse del contexto o engañarse a uno mismo y pensar que es otro es una garantia de fracaso. En palabras de Kissinger: “Los líderes no pueden crear el contexto en el que operan. Sus posibilidades consisten en operar al límite de lo que una determinada situación les permite. Si exceden esos límites, chocan. Si no los alcanzan, sus políticas se estancan”

Ray Dalio expresa una idea similar en sus Principles: “El éxito es alcanzado por personas que entienden la realidad profundamente y saben como usarla para obtener lo que desean. La inversa es también cierta: los idealistas que no están en contacto con la realidad crean problemas, no progreso. Por ejemplo, el comunismo fue un sistema creado por personas con buenas intenciones pero que no lograron darse cuenta que sus sistema idealista era incompatible con la naturaleza humana. Como resultado, causaron más mal que bien.”

Ser realista no es lo mismo que ser pesimista. Pesimismo y optimismo es cuando juzgas a la realidad como buena o mala. El realismo no juzga. Trata de entender como funciona la realidad. De descubrir patrones y relaciones. No le preocupa si esos patrones son buenos o malos. Le importa si existen.