4 Lecciones Aprendidas de Henry Kissinger

No hay nadie en el mundo que sepa más de como funciona la política y el poder internacional que Henry Kissinger. Sus libros On China y World Order  sirven para entender el mundo un poco mejor.

 

1. La Tecnología Define Nuestra Época

El optimismo es parte de la naturaleza humana. El progreso hacia algo mejor una necesidad. Cuando ese progreso parece posible lo perseguimos por todos los medios posibles. Desde el intelecto hasta la violencia (progresando a costas de otros).

Cuando el progreso parece imposible, nos volcamos hacia el sueño de una vida mejor después de la muerte. No hoy. Hoy nuestra definicion de progreso es material y es impulsada por la tecnologia y la ciencia (para bien y para mal).

“Toda época tiene su leitmotiv, un conjunto de creencias que explican el universo, que inspiran y consuelan al individuo dándole una explicación para la multiplicidad de eventos que lo afectan. En el medioevo, fue la religión; en la Iluminación, fue la Razón; en los siglos diecinueve y veinte, el Nacionalismo con una hacia la historia como una fuerza motivante. La ciencia y la tecnología son los conceptos que gobiernan nuestra época. Han traído avances en el bienestar humano sin precedentes. Su evolución trasciende las limitaciones culturales tradicionales. Pero también han producido armas capaces de destruir a la humanidad”

2. Las Reglas las Hacen los Fuertes

En un mundo ideal las reglas económicas, militares y de cualquier tipo del sistema internacional estarían basadas en principios a los que todos acceden de manera voluntaria. En la práctica rara vez es así. Los fuertes amenazan, presionan y, a veces, hasta fuerzan violentamente a que los débiles acepten las reglas. Muchas veces argumentando que es en beneficio del débil que se lo obliga.

China sabe de primera mano que así funciona el mundo. Y  a medida que incremente su poder va a hacer uso del mismo. Resta saber si su actitud será tan expansionista como las potencias coloniales de siglos pasados. Pero lo que si es seguro es que su rol en el diseño del sistema internacional va a ir aumentando a medida que lo haga su poder económico y militar.

En World Order, Kissinger dice que los líderes chinos aceptan las “reglas del juego” del sistema internacional. Por ahora. No las comparten en su totalidad pero piensan que hoy esta en sus mejores intereses seguirlas. Pero en el futuro es inocente pensar que van a mantener esa actitud pasiva.

“Se les pide- y por prudencia aceptan- que adhieran a reglas en cuyo diseño no han tenido nada que ver. Pero esperan – y tarde o temprano actuaran de acuerdo a esta expectativa-  que el orden internacional evolucione de una manera que le permita a China tener un rol central en la creación de nuevas reglas, e incluso de revisar las ya existentes”

3. La Ingeniería Social Tiene Límites

Una de las constantes de la historia parece ser el intento de los políticos, revolucionarios y otros “grandes líderes”, por cambiar la naturaleza y costumbres de las personas. En vez de gobernar a las personas como son y las cosas que creen, pretenden transformarlos en algo que no son y darles valores que no poseen. Mao y su Revolución Cultural representan a la perfección este tipo de intentos. Pero al final del día siempre fallan.

El representante más famoso del pensamiento tradicional chino es Confucio. En On China, Kissinger cuenta lo dificil que le resulto a Mao eliminar sus ideas de la cultura China: “Después de una vida de luchar para desarraigar la sociedad China, no había poca tristeza en el reconocimiento resignado de Mao de la omnipresencia de la cultura China y el pueblo Chino. Uno de los más poderosos líderes de la historia China se topo con esta paradojica masa – a la vez obediente e independiente, sumisa y autosuficiente, imponiendo límites más por dudas en seguir ordenes incompatibles con el futuro de sus familias que por desafíos directos al poder”

Todos los intentos de Mao por eliminar el pensamiento de Confucio fueron vanos. Kissinger concluye: “En 2011, una estatua de Confucio fue colocada en la plaza de Tiananmen cerca del mausoleo de Mao – la única otra personalidad así honrada”

4. Los Buenos Líderes Son Realistas. Nunca Idealistas.

Nadie elige la mano que le toca pero sí como jugarla. Quejarse del contexto o engañarse a uno mismo y pensar que es otro es una garantia de fracaso. En palabras de Kissinger: “Los líderes no pueden crear el contexto en el que operan. Sus posibilidades consisten en operar al límite de lo que una determinada situación les permite. Si exceden esos límites, chocan. Si no los alcanzan, sus políticas se estancan”

Ray Dalio expresa una idea similar en sus Principles: “El éxito es alcanzado por personas que entienden la realidad profundamente y saben como usarla para obtener lo que desean. La inversa es también cierta: los idealistas que no están en contacto con la realidad crean problemas, no progreso. Por ejemplo, el comunismo fue un sistema creado por personas con buenas intenciones pero que no lograron darse cuenta que sus sistema idealista era incompatible con la naturaleza humana. Como resultado, causaron más mal que bien.”

Ser realista no es lo mismo que ser pesimista. Pesimismo y optimismo es cuando juzgas a la realidad como buena o mala. El realismo no juzga. Trata de entender como funciona la realidad. De descubrir patrones y relaciones. No le preocupa si esos patrones son buenos o malos. Le importa si existen.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s